Skip to main content

ACTITUDES BÁSICAS EN RELACIÓN CON LOS DEMÁS

YO ESTOY BIEN - TU ESTAS BIEN

Esta es una actitud saludable, positiva, optimista y de confianza en uno mismo. En esta posición la persona acepta a los demás a pesar de los errores y se siente bien respecto a sí misma, aunque no sea perfecta. Desde esta posición, una persona puede conseguir realizar cosas para sí misma y para los demás ya que sus expectativas son válidas. Acepta a los demás tal como son y les reconoce su importancia, porque también se acepta a sí misma con todas sus limitaciones.

Para mantener esta actitud es necesario percibirse siempre a uno mismo de forma positiva, así como valorar a los demás, a los hechos y a las situaciones de forma favorable.

YO ESTOY BIEN -TU ESTAS MAL
Aparece como una actitud recelosa, arrogante y superior. En el fondo es una actitud prepotente en la que uno se siente perseguido por los demás, y en consecuencia, tienden a hacer a los demás lo mismo que ellos sienten. Son personas que suelen no tener en cuenta a la gente y sus problemas y pasan por encima de ellas. Hablamos de tener una actitud negativa ante los demás.
YO ESTOY MAL - TU ESTAS BIEN
Actitud de impotencia ante la vida. Esta persona tiende a recoger todo lo negativo y luego escapar de la situación. Su actitud ante sí mismo es negativa.
YO ESTOY MAL- TU ESTAS MAL
Es una actitud catastrófica, de perdedor. Suelen ser personas que deforman la realidad, en consecuencia no suelen llevar nada a cabo.

A la hora de comunicarnos con los demás, cuando se ha adoptado una actitud determinada, se tiende a ver y a experimentar el mundo de una manera que la justifique.